Acceder Registrarse | 23 de Abril del 2014

La importancia de la comunicación dentro de la empresa

11 julio, 2012 0
Cristián Ibarra

 

Las empresas, en general, cuentan con canales de comunicación formales en los que se informan las diferentes actividades de la empresa, los beneficios, ascensos, etc. Pero, ¿qué pasa cuando en paralelo a ese canal comienza a funcionar el canal informal?, ¿Cómo podemos afrontar los rumores de pasillo?, ¿Cómo debe hacerse cargo -o no- la empresa de ellos?

Al menos en mi experiencia, los problemas de comunicación nacen cuando los hitos, siendo estos buenos o malos, no se comunican oportunamente. Por ejemplo, ¿qué valor, en términos de comunicación, puede tener comunicar un hecho ocurrido hace meses atrás? Si es un hecho no conocido, reviste importancia, pero si es un hecho sabido por la organización, ninguna. Es aquí donde nacen los primeros atisbos de problemas: si el hecho no es relevante, que se dé a conocer antes o después no reviste importancia, pero si es un hecho importante para la organización y se sabe por canales informales, no contará con los matices necesarios para dar a conocer este hecho.

Para ejemplificar, el cambio de una posición crítica, o de jefatura dentro de cualquier organización, debe ser comunicado al resto, no sólo a su círculo de acción. Al no hacerlo, se crea de inmediato incertidumbre en los demás colaboradores, cuando lo que se debe es transmitir tranquilidad a la organización.

De hecho, una organización desinformada o informada a destiempo, es permeable a que se activen canales no oficiales, informando estos últimos sus impresiones y sensaciones, que por lo general estarán sesgadas y no tendrán la visión general de la empresa. Al final, la situación puede ser desnaturalizada a tal nivel, que la señal será del todo negativa.

Para enfrentar los rumores de pasillo, como organización, se tienen un par de salidas. La más frontal es hacerse cargo directamente del mismo y hacer una comunicación formal hacia la organización. Esto se utiliza cuando ya el rumor es tan vox populi que la organización completa o gran parte de ella hace eco del mismo. Sin embargo, esto trae consigo un riesgo: que la organización piense que quienes la dirigen también crean en los rumores. ¿Es un riesgo? Sí, pero en ciertas ocasiones es lo que se debe hacer.

Otra opción es enfrentar estas situaciones a través de los canales formales, pero no con comunicación escrita, sino oral. Los directivos de las organizaciones deben hacerse cargo de algunos temas, pero los más delicados. Para esto, se debe tener claridad en la problemática y traspasar a las diversas jefaturas de la organización la visión de la compañía. Las jefaturas, al menos en mi experiencia, son un buen canal de “bajada de Información”, se sentirán responsables, empoderados y por ende, en general, harán un buen trabajo traspasando y dando a conocer la visión de la empresa.

 

Deja tu comentario »

You must be logged in to post a comment.